Nadie podía creer lo que habían aventado a la alcantarilla Todo empezó como un día normal para Charmaine Keevy. Ella y su perro adoptado, Georgie, estaban haciendo su caminata matutina…